xxx xxx xxx xxx xxx xxx

Home » Ciencia Y Tecnología » Alibaba, un tesoro para campesinos chinos ambiciosos

Alibaba, un tesoro para campesinos chinos ambiciosos

alibaba-logo

Huang Jianqiao era un campesino pobre hasta que se puso a vender por Alibaba, la plataforma líder del comercio electrónico en China que ahora se dispone a cotizar en Wall Street. La prueba de su éxito: un rutilante Jaguar negro.

“Todos nuestros negocios los hacemos ya por internet”, se felicita Huang Jianqiao, que salió de la pobreza gracias a la tienda de venta en línea que él mismo creó y le aporta al año 30 millones de yuanes (3,5 millones de euros).

Huanga, que viene de un medio rural muy desfavorecido, se compró hace poco un Jaguar de color negro, y pasa sus vacaciones en París. Como él, miles de campesinos chinos han cambiado radicalmente de vida gracias a Alibaba.

El grupo chino de venta en línea combina aspectos de eBay, Amazon o PayPal, grandes grupos norteamericanos de internet. Su esperada entrada en Wall Street podría ser una de las mayores salidas a Bolsa de la historia.

A años luz de los despachos de los corredores neoyorquinos, el depósito de Huang, en su pueblo de Baigou, está repleto de montañas de paquetes que esperan a ser distribuidos por toda China.

Uno de los servicios estrella de Alibaba, Taobao (“Busca el tesoro”), le permite proponer sus bolsos y mochilas, fabricados localmente, a miles de clientes en todo el país.

“No hay apenas barreras para entrar en el portal, y eso nos viene muy bien”, explica Huang.

Muchos de sus vecinos se han lanzado con éxito en el mismo tipo de negocio.

Tanto es así que Baigou, en la provincia de Hebei (norte), figura entre los principales “pueblos Taobao” de China, zonas rurales donde las tiendas virtuales emplean al menos al 10% de la población y generan ingresos anuales de más de 10 millones de yuanes.

“Antes, mi situación económica era mediocre, y no tenía ni casa ni coche. Pero ahora que tengo medios, llevo a mi esposa a visitar países extranjeros”, declara Huang Jianqiao a la AFP.

En su almacén trabajan jóvenes embalando los bolsos de cuero en bolsas de plástico, que luego son repartidos por un equipo de distribuidores.

La mayoría de los “pueblos Taobao” producen sus artículos -desde camisetas hasta cestos- en pequeños talleres, en los que trabajan los granjeros de los alrededores.

Para estos se trata además de una alternativa a la habitual emigración a las ciudades.

En el taller de Huang, donde se respira un olor penetrante a cuero, decenas de empleados confeccionan desde bolsos de color pastel hasta monederos con florecitas, pasando por mochilas con los colores de la bandera británica.

“Nos inspiramos de Chanel. Puede que no contemos con diseñadores geniales, pero aprendemos de las demás empresas”, comenta Huang.

“Trabajo a sólo diez minutos de mi casa”, dice contenta Li Dan, de 22 años, que trabaja en el almacén de Huang pegando las direcciones en los paquetes.

Li no esconde su sueño de abrir algún día su propia tienda de venta por internet y sacar tajada de una prosperidad fulgurante.

“Aquí hay mucha gente que se ocupa de su propia tienda en Alibaba durante su tiempo libre”, cuenta.

Fundado en 1999 por Jack Ma, un ex profesor de inglés, Alibaba lanzó Taobao en 2003 y desde entonces ha aprovechado bien el insolente crecimiento del mercado chino. La plataforma cuenta hoy día con 500 millones de usuarios registrados.

Otro empresario de la localidad de Baigou, Guo Shaohua, presume por su parte de un negocio muy lucrativo de bolsos, que exporta a Ucrania y Azerbaiyán.

“Me metí en Alibaba en 2011. Cambió la vida de muchos jóvenes de aquí”, explica este hombre fornido al volante de su BMW.

Guo espera alcanzar un volumen de negocio anual de 100 millones de yuanes de aquí a tres años.

“Trabajando por internet, no sólo podemos seguir en familia, sino que además se gana más que emigrando a otras ciudades”, observa Guo.

afp, foto-thebridge.jp

Leave a Reply

*

code

© 2014 El Nacional · RSS · Designed by El Nacional